Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Historia’ Category

Huelgas generales en España desde 1975

Durante el franquismo la legislación laboral era muy favorable a los trabajadores. Tras morir Franco, el nuevo régimen ha ido realizando sucesivas reformas de dicha legislación laboral, siempre en la misma dirección (adivinad cuál), con las correspondientes huelgas generales como respuesta. Y es que no se sabe lo que se tiene hasta que se pierde. Veamos cuántas de esas huelgas ha habido desde 1975:

En total, 10, (1 bajo UCD, 5 bajo PSOE y 4 bajo PP), de las que 2 de ellas fueron por motivos claramente políticos (1 UCD, 1 PP), y el resto, por motivos económico-laborales. Por orden cronológico: (más…)

Read Full Post »

Ciertos símbolos ocultistas tienen un origen egipcio. Dicen que el origen está en las campañas de Napoleón en Egipto, que dieron a conocer en Europa las obras faraónicas, como las pirámides y los obeliscos (alguno de los cuales fue llevado a Francia), que fascinaron a los europeos, pero yo pienso que el origen es anterior.

Y es que, que tengan un origen egipcio no quiere decir que sean egipcios los que los usan. Los egipcios se quedaron a vivir en su tierra, por lo que no tiene sentido que sean egipcios los que usan esos símbolos en otras partes del mundo. Mi hipótesis es que estos símbolos son usados por una gente que vivió en Egipto y que tras ser expulsados de ahí se llevaron los símbolos con ellos. No sería la primera vez: los judíos sefardíes mantuvieron su idioma castellano antiguo, el sefardí, viviendo fuera de España, y los judíos ashkenazies mantienen sus apellidos del centro y Este de Europa, y algunos hablan el judeoalemán “yiddish”.

Recordemos que Llogari Pujol Boix, en la entrevista que publiqué en qbitácora, afirma al final que la mitología cristiana fue copiada por sacerdotes judíos de la mitología de la religión egipcia. ¿Por qué no iban a usar entonces otros símbolos egipcios de ahí en adelante fuera de Egipto?.

El 11 de septiembre es el primer día del año en el calendario egipcio antiguo. Añadiendo días bisiestos cada 4 años a este calendario, surgieron los calendarios cristianos copto (de Egipto) y etíope. Esto hace que tenga más sentido realizar ciertos actos el día 11 de septiembre, debido a la mentalidad de “año nuevo, vida nueva”. La diferencia es que unos entienden por vida nueva dejar de fumar o adelgazar, y otros avanzar objetivos políticos, como intentar matar a Benito Musolini o destruir las torres gemelas de Nueva York. (más…)

Read Full Post »

¿Quién conquistó México? A primera vista esta pregunta parece indigna de un mal examen de primaria. Todos sabemos que “nos conquistaron los españoles” y esta trágica certidumbre define nuestra identidad: Cortés y la Malinche, Cuauhtémoc y Moctezuma son villanos y héroes, perpetradores y víctimas de nuestra terrible derrota. (más…)

Read Full Post »

En estas citas de Francisco Largo Caballero, líder del PSOE durante la dictadura de Primo de Rivera, la II República y la Guerra Civil, se demuestra que la intención del PSOE era ir a la Guerra Civil e imponer una tiranía como en la URSS:

* * * * * * *

“Quiero decirles a las derechas que si triunfamos colaboraremos con nuestros aliados; pero si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la Guerra Civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos”.

19-01-1936 en un acto electoral en Alicante, y recogido en El Liberal, de Bilbao, 20-01-1936.

* * * * * * *

“La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución”.

Mitin en Linares el 20-01-1936.

* * * * * * *

“La transformación total del país no se puede hacer echando simplemente papeletas en las urnas… estamos ya hartos de ensayos de democracia; que se implante en el país nuestra democracia”.

10-02-1936, en el Cinema Europa. (más…)

Read Full Post »

Con motivo del aniversario del final de la Guerra Civil Española, (hace exactamente 70 años y 3 días), traigo el último parte de guerra, tal y como sonó en la radio (escuchar en Goear):

“Parte oficial de guerra, del cuartel general del Generalísimo, correspondiente al día de hoy, primero de abril, de mil novecientos treinta y nueve, tercer año triunfal:

En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra, ha terminado.

Burgos, 1º abril 1939, año de la victoria, del Generalísimo Franco.

francisco-franco-ultimo-parte-de-la-guerra-civil

Etiquetas: Fernando Fernández de Córdoba, Guerra Civil Española.

Read Full Post »

Los 3 holocaustos judíos

Ha habido mucha polémica recientemente con el obispo negacionista del holocausto, el cual ha sido finalmente expulsado de Argentina.

Lo que no me ha quedado claro es a qué holocausto se refería el obispo, si al de 1902, al de la Primera Guerra Mundial o al de la Segunda Guerra Mundial. ¿Cómo? Sí, es que los judíos durante el siglo XX han clamado haber padecido tres holocaustos de 6 millones cada uno.

Aquí traigo los documentos históricos escaneados que lo prueban:

1. Primer holocausto.

En la 10ª edición de la Enciclopedia Británica, (1902), en un artículo sobre el antisemitismo, se afirmaba lo siguiente (ver el último párrafo de la columna de la izquierda, abajo del todo; pulsar para ver en grande):

“While there are in Russia and Rumania six millions of Jews who are being systematically degraded, and who periodically overflow the western frontier, there will continue to be a Jewish question in Europe”

encyclopedia-britannica-title-page2

encyclopaedia-britannica-10th-edition-1902-pag-482

La verdad es que la expresión queda bastante ambigua. ¿A qué se referirán con 6 millones de judíos “envilecidos” o “degradados”? Parece un holocausto, pero no se ha vuelto a saber nada del asunto…

2. Segundo holocausto.

El 31-10-1919, el antiguo gobernador del Estado de Nueva York, Martin H. Glynn, escribió en The American Hebrew, pág. 582 y 601, exigiendo que “la crucificación de judíos debe parar”. 😮 El texto está lleno de llamativos elementos religiosos, como “dar de vestir al desnudo y de comer al hambriento”, además del numerito mágico de los 6 millones, por no hablar de la “guerra por la democracia”, frase que parece copiada por el mismo Bush. Y es que hay cosas que nunca cambian.

Dos semanas más tarde, el banquero judío Felix M. Warburg, el presidente de Joint Distribution Committee of American Funds for Jewish War Sufferers informó que “los judíos eran los peores sufridores de la guerra”“los sucesivos soplos de ejércitos contendientes han roto la espalda de la judería europea y han reducido trágicamente a increíble pobreza, hambre y enfermedad a alrededor de 6.000.000 de almas, o la mitad de la población judía de la tierra”.

Siguió diciendo que “durante más de 4 años la guerra en el frente oriental fue luchada principalmente en los centros de la población judía” y que “tras el cataclismo de los últimos años es demasiado esperar que esta judería llegue a autosostenerse en unos breves doce meses” [New York Times November 12, 1919]

Edward M.M. Warburg, su hijo, fue el presidente de este mismo comité durante la Segunda Guerra Mundial.

Estas son las fotocopias de las 2 páginas originales del artículo de Martin H. Glynn en The American Hebrew:

the-american-hebrew-pg_582

the-american-hebrew-pg_601

Traducción del texto: (más…)

Read Full Post »

Programa de radio de American Dissident Voices de 23 de diciembre de 2000.

William Luther Pierce

William Luther Pierce

Suicidio racial
por Dr. William Pierce

¡Hola!

Con el fin de año tan cerca parece un buen momento para hacer balance. Pero antes de hacer el balance del año pasado, miremos al siglo pasado. La característica sobresaliente del siglo XX fue el suicidio colectivo de la raza blanca. En 1900 dominábamos el mundo. Dominábamos políticamente, militarmente, culturalmente, económicamente, científicamente y de cualquier otra manera. Ninguna otra raza siquiera se acercaba. Dominábamos la India y África directamente, y China era en la práctica una colonia económica de Europa y América. El emperador chino permanecía en su trono mientras dejara a los blancos libertad de acción. Japón era la única nación no blanca de importancia con pretensiones de autonomía.

Teníamos armas superiores, fuerzas armadas superiores, comunicaciones superiores, superior transporte, superior agricultura e industria, superiores estándares de salud, de organización, superioridad en cada faceta de ciencia y tecnología. Teníamos las mejores univesidades – realmente, las únicas universidades que se merecían el nombre – los mejores ingenieros. Construíamos cosas que otras razas no podían ni imaginar. Explorábamos, conquistábamos, dominábamos.

Lo más importante de todo era nuestra superioridad moral. Y por favor, no malinterpreten mi uso de ese término. No quiero decir que fuéramos dóciles e inofensivos y que pusiéramos la otra mejilla. Quiero decir que estábamos orgullosos y llenos de confianza. Sabíamos quiénes éramos, y sabíamos que éramos de lejos mucho, mucho mejores que cualesquiera otros, y no estábamos en absoluto avergonzados por el hecho de que fuéramos mejores. Reconocíamos las diferencias raciales de la misma manera que reconocíamos que el Sol sube por el este, y no sentíamos la más ligera necesidad de disculparnos con nadie por eso. El igualitarismo era una enfermedad moral y mental que afligía sólo a unos pocos de nuestro pueblo, a pesar del criminal arrebato de insania igualitaria que fue la Revolución Francesa un siglo antes. Cualquier tipo de mestizaje racial era horrendo para nosotros. Mirábamos el mestizaje con el mismo asco y desaprobación que el bestialismo y la necrofilia. No lo tolerábamos. Y no aceptábamos ni confiábamos en los judíos. Esa era nuestra situación hace un siglo.

Sin embargo, teníamos algunos fallos: unos fallos muy graves. No estábamos vigilando. Estábamos tan confiados en nuestra superioridad que fallamos en atender los avisos de unos pocos de entre nosotros que estaban vigilantes. No prestamos atención cuando unos pocos nos avisaron:

“Hey, tendríamos que hacer algo con el problema racial. Tenemos nueve millones de no blancos en los Estados Unidos, según el censo de 1900, y en el futuro podrían convertirse en un progblema real para nosotros. Comencemos a librarnos de ellos ahora”.

Nosotros pensamos:

“Bueno, mientras se queden en su lado de la ciudad y se queden fuera de la vista, ¿cómo pueden ser un problema para nosotros? Además, son útiles para recolectar algodón y como jardineras, cocineras y limpidadoras”.

Y cuando unos pocos nos avisaron de los judíos tampoco prestamos atención. Unos pocos nos avisaron del daño que los judíos nos habían hecho en el pasado, y de su malevolencia, sobre su creciente riqueza, pero la mayoría de nosotros no tomamos los avisos en serio. Veíamos a los judíos como gente detestable y desagradable, y no les dejábamos entrar en nuestros clubs privados y nuestros mejores hoteles, pero no les considerábamos realmente peligrosos. Ni siquiera nos alarmamos cuando comenzaron a comprar nuestros periódicos y otros medios de propaganda.

Y la falta de vigilancia no fue nuestro único fallo. Estábamos también demasiado dispuestos a pelearnos entre nosotros. No veíamos a ninguna otra raza como una amenaza, así no sentíamos necesidad de suprimir nuestras rivalidades internas, envidias y odios para formar un frente sólido contra el mundo no blanco. Dejamos ulcerarse las viejas rivalidades entre los ingleses y los alemanes y entre los alemanes y los franceses, y entre los ingleses y los boers en Sudáfrica, y entre aquéllos de nosotros que hablaban idiomas germánicos y aquéllos de nosotros que hablaban lenguajes romances o eslavos. No observamos nuestros fallos, nuestras debilidades, pero otros lo hicieron.

(más…)

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: