Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Antropología’ Category

Dienekes Pontikos

La página de Dienekes Pontikos, un antropólogo griego, es un sitio de referencia en antropología europoide, con los siguientes recursos:

  • Blog de antropología.
  • Artículos.
  • Textos de otros autores.
  • Fotos.
  • Calculadoras.
  • Enlaces.

En cuanto a las fotos, destacan las siguientes, consistentes en fotos de caras representativas de los distintos subtipos raciales blancos:

Read Full Post »

J. Philippe Rushton es profesor de psicología de la Universidad de Western Ontario, Londres, Ontario, Canadá. Rushton posee dos doctorados de la Universidad de Londres (Ph.D. y D.Sc) y es integrante de la Fundación John Simon Guggenheim, la Asociación Norteamericana para el Avance de la Ciencia, y las Asociaciones de Psicología Norteamericana, Británica y Canadiense. También es miembro de la Asociación del Comportamiento Genético, la Sociedad de Evolución y Comportamiento Humano, y la Sociedad de Neurociencia. Rushton ha publicado 6 libros y casi 200 artículos.

Dr. J.P. Rushton

Dr. J. Philippe Rushton

Es autor del libro “Raza, evolución y comportamiento: Una perspectiva de la historia de la vida” (2ª edición resumida especial en español), de 2000, que se puede descargar gratis en formato PDF pulsando en dicho enlace, o pulsando en la imagen de la portada del libro:

jp-rushton-race-evolution-and-behavior

El libro muestra los resultados de diversos estudios y datos estadísticos sobre las diferencias de las tres razas principales: Orientales (asiáticos del este, mongoloides), blancos (europeos, caucasoides) y negros (africanos, negroides), en tamaño cerebral, inteligencia, sexualidad, personalidad, velocidad de crecimiento, longevidad, crimen y estabilidad familiar, para explicar las diferencias sociales y de comportamiento entre individuos y sociedades, y ha sugerido una teoría evolutiva para explicarlo.

El sentido común, alejado de la mentalidad “políticamente correcta” impuesta en la actualidad, basta para entrever cuáles son las conclusiones. De hecho, históricamente tanto la existencia clara de razas y sus diferencias ha sido aceptada como normal, y es solamente la existencia del poder mafioso y criminal de la globalización el que impone las estupideces igualitarias en la mentalidad del rebaño.

Resumo las conclusiones del libro:

  • Inteligencia y tamaño cerebral: Asiáticos > blancos >> negros
  • Civilización: Asiáticos = blancos > negros
  • Actividad y desarrollo sexual: Asiáticos < blancos < negros
  • Longevidad: Asiáticos > blancos > negros
  • Agresividad y criminalidad: Asiáticos < blancos << negros
  • Autoestima y sociabilidad: Asiáticos < blancos < negros
  • Estabilidad familiar: Asiáticos > blancos >> negros

Hay una tabla más detallada en el libro, así como la explicación detenida de las diversas cualidades físicas, psicológicas, intelectuales y sociales.

(más…)

Read Full Post »

Raúl O. Leguizamón es médico (anatomopatólogo) y conferenciante mejicano que ejerce en Argentina.

Este es un texto contra el darwinismo muy bueno, y además tiene un inesperado sentido del humor que ameniza la lectura. Así que, aunque sea largo (que ya sé que en Internet a la gente no le gusta leer cosas largas), merece la pena (siempre merece la pena cuando uno termina de leerlo y se dice a sí mismo que ha sido algo que le ha aportado algo).

* * * * * * *

Reflexiones no académicas, heterodoxas, incrédulas y blasfemas sobre la relación entre la verdadera ciencia y la fé evolucionista.

Introducción

Los dogmas de fé son muy difíciles -si no imposibles- de refutar con argumentos científicos. La historia de la humanidad lo atestigua sobradamente.

Nuestro tiempo no escapa, por cierto, a esta regla, ya que en la actualidad, como en to­das las épocas, una buena cantidad de personas sigue obstinadamente creyendo cosas, no sólo desprovistas de todo fundamento científico, sino que, además, están en franca con­tradicción con el conocimiento científico que hoy poseemos.

Para dar un ejemplo, entre cientos, de lo expresado, me referiré a la insólita creencia actual de mucha gente -curiosamente, muchos de ellos científicos- de que el hombre desciende del mono.

Porque ha de saberse que el tan mentado y manoseado “antecesor común” del hombre y del mono, de quien hablan muchos científicos y divulgadores, no es ni puede ser otra cosa que un mono. El supuesto “antecesor común” sería llamado ciertamente mono por cualquiera que lo viese, afirmaba el ilustre paleontólogo de la Universidad de Harvard, George G. Simpson. Es pusilánime si no deshonesto, decir otra cosa, agregaba Simpson. Es deshonesto, agrego yo.

De manera que todos los esfuerzos de los antropólogos e investigadores en este tema, no se dirigen, en absoluto, a dilucidar, objetivamente y sin prejuicios, de qué modo se originó el hombre, sino de qué mono lo hizo.

En otras palabras: el postulado de nuestro origen simiesco es una convicción de la que se parte, y no una conclusión a la que se arriba.

Ahora bien, esta convicción, que muchos científicos y divulgadores sostienen encarni­zadamente (¡hasta el punto de mostrarla al público como un hecho científico y demostrado!), es -por definición- algo que está fue­ra del campo de la ciencia experimental, que se basa, precisamente, en la observación y reproducción experimental del fenómeno bajo estudio. Cosas evidentemente imposi­bles en este caso.

De manera que, y a poco de respetar el significado de las palabras, esta creencia en el origen del hombre a partir del mono, es sólo una hipótesis de trabajo, una suposición, una conjetura, más o menos razonable, más o menos coherente, más o menos disparata­da, pero siempre de carácter hipotético. No sólo no demostrada, sino, aún más -por definición-, indemostrable. Y la ciencia es de­mostración.

Lo que la ciencia puede legítimamente hacer a este respecto, es abordar el tema en for­ma indirecta, esto es, examinando la supuesta evidencia científica que demostraría la transformación del mono en hombre y, sobre todo, el mecanismo que se propone para explicar esta transformación, para ver si dicho mecanismo está en coherencia o en contra­dicción con las leyes científicas bien estable­cidas; o, al menos, con la sensatez.

En otras palabras, si bien la ciencia no puede decirnos cómo fue realmente el origen del hombre -por ser esto metodológicamente imposible-, sí puede decirnos, en cambio, como no pudo haber sido este origen.

Aclarado este punto, digamos que lo que hoy vemos (base primera del método científico) es que los hombres se originan de hombres, y que los monos engendran monos. Por consiguiente, y en razón del principio científico del uniformismo metodológico, según el cual el presente explica el pasado, lo legí­timo es suponer que los hombres siempre se originaron de hombres y nunca de monos. Son los científicos que sostienen lo contrario (esto es, que alguna vez los monos engendra­ron hombres, o se transformaron en tales) los que llevan el peso de la prueba. Es decir, los que deberían llevarlo, si este tema fuese tratado con un mínimo de rigor y de honesti­dad científica.

Como no lo es, resulta que, paradójicamente, se acepta como dogma de fé (¡en nombre de la ciencia!) que el hombre desciende del mono; y a partir de este “dogma” se interpretan y manipulan los datos científicos.

Pero, ¿por qué -cabe preguntarse- esta convicción tan categórica sobre nuestro ori­gen? ¿Cuáles son los fundamentos científicos para tamaña certeza? Bueno, como expresé más arriba, fundamentos propiamente científicos no los hay. La razón determinante y fundamental por la cual muchos autores creen que el hombre se originó a partir del mono, es porque ellos aceptan ciegamente la hipótesis evolucionista-darwinista, que así lo afirma. Y punto.

No obstante, como numerosos científicos, divulgadores, “charlatanes cósmicos” de la televisión, revistas “muy interesantes”, libros de tex­to y trovadores diversos nos saturan diaria­mente con las “evidencias científicas” que “demuestran”‘ el origen simiesco del hombre, vale la pena que analicemos sucintamente estas supuestas evidencias, “abrumadoras””, según los más fervorosos creyentes en la hi­pótesis evolucionista-darwinista.

Semejanzas

Pues bien, lector, aunque usted, como buen profano en el tema -al igual que yo-, nunca se haya dado cuenta o, lo que es más probable, nunca le haya otorgado la menor importancia, el hecho es que entre los monos y el hombre… ¡hay semejanzas! 🙂

(más…)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: