Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts etiquetados ‘Dune’

Cine sionista (2): “Dune”

Escribí este artículo basándome en los vagos recuerdos de mucho tiempo atrás cuando vi la película en TV, y ni siquiera la vi completa entonces, pues me perdí el principio y algo más, así que tenía pendiente reescribirlo tras volver a ver la película, pero la pereza me podía. Querer mantener el orden original, según el cual “Dune” es el segundo artículo sobre cine sionista, estaba produciendo un parón en la serie, que finalmente he resuelto.

Índice.

1. Ficha de la película.
2. Introducción.
3. Resumen del argumento.
4. Paul Atreides/Muad’Dib es el mesías judío.
5. La especia representa el petróleo.
6. Los fremen representan a los judíos.
7. La especia pertenece a los fremen: el dominio del universo.
8. Arrakis/Dune representa la Tierra.
9. El bien contra el mal y la belleza contra la fealdad.
10. Nombres judíos.
11. Subversión comunista antimonárquica.
12. Otros detalles.


1. Ficha de la película.

Director: David Lynch.
Fecha: 1984.
Intérpretes principales:

Kyle MacLachlan (Paul Usul Muad’Dib Atreides)
José Ferrer (Padishah Emperor Shaddam IV)
Kenneth McMillan (Baron Vladimir Harkonnen)
Jürgen Prochnow (Duke Leto Atreides)
Francesca Annis (Lady Jessica)
Siân Phillips (Rev. Mother Gaius Helen Mohiam)
Sting (Feyd-Rautha)
Sean Young (Chani)


2. Introducción.

Dune, basada en la novela de Frank Herbert:

Frank Herbert - Dune

es una película fantástica muy llamativa: Gusanos gigantes del desierto, el barón Harkonnen volando por el aire, el mensajero de la Cofradía Espacial (un “bicho” enorme alargado y repelente metido en una caja transparente inmerso en un líquido), los habitantes de Dune/Arrakis de ojos azules, las brujas Bene Gesserit, el misticismo por todas partes, etc. Todas estas cosas estimulan la imaginación del espectador y contribuyen a hacer de ella una película fetiche. También contribuye a este carácter “de culto” el tener en su reparto como actor algún músico famoso de la época (Sting, miembro de The Police), que en el futuro, en solitario, seguiría disfrutando de éxito musical.

Sin embargo, volver a ver esta película se me ha hecho muy desagradable:

  • Por un lado, como suele ser habitual, la existencia de todos estos elementos fantásticos es a costa de la verosimilitud de la historia. Por ejemplo, el gigantismo en la Naturaleza aparece en entornos de abundancia y no de escasez. Un desierto arenoso por la falta de agua tiene escasez de seres vivos, tanto en cantidad como en tamaño, pues tienen poco que comer y que beber. Por el contrario, las ballenas tienen mucho plancton que comer y han desarrollado un gran tamaño, y lo mismo puede decirse de los herbívoros africanos terrestres (elefantes, rinocerontes, hipopótamos, jirafas, …).
  • Por otro lado, los efectos especiales, salvo en lo relacionado a los gusanos, han quedado desfasados (el escudo personal protector de lucha, las naves aterrizando y despegando así como su diseño, etc.), y se repiten las mismas imágenes de los fremen subiendo por el gusano y corriendo sobre el lomo, en la misma secuencia varias veces con todo el descaro.
  • Hay muchos fallos que restan credibilidad: Desierto con vientos de 700 km/h para los cuales la protección de los trajes es insuficiente unidos a temperaturas extremadamente cálidas, a pesar de los cuales, los fremen, los trabajadores que extraen la especia y Paul y su madre aparecen por el desierto, incluso en plena tormenta de arena, como en la escena del ataque final, a cara descubierta sin ningún problema.
  • Lo más importante de todo y lo que este artículo va a tratar de analizar: El insufrible misticismo, elementos mágicos y cosas raras y exageradas que envuelven toda la película, (brujas calvas requetefeas, mentats, gusanos monstruosamente gigantescos, la sobrenatural y codiciada especia melange, etc.), que se pueden resumir en un descarado y desvergonzado mesianismo judío. Esta es una de las películas más inaguantablemente mesiánicas que hay, al mismo nivel que “The Matrix”.

En realidad, toda esa complejidad de nombres, de personajes y de situaciones tiene por objeto también, además de estimular la imaginación y el interés del espectador, el enmascarar un poco y distraer al espectador, para que no sea tan visible, el auténtico mensaje de la película, ese mesianismo judío.

(más…)

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 125 seguidores

%d personas les gusta esto: